sábado

Tolerencia V - La medicina moderna

-Mi amor, tengo fiebre..., me dice Juanita.
-
a ver? le digo, mientras le toco la frente poniendo cara de experto.
-Me he sentido mal todo el día, siento que me voy a resfriar, me duele todo, dice ella con cara de desagrado.
-Chuta, capaz que te haya pasado los bichos yo, tomemonos la temperatura, le digo, mientras voy al baño y traigo el termometro que habiamos utilizado desde el fin de semana en mi própio resfrio...
-Efectivamente tienes fiebre, y harta, se derritió el termómetro...-
y ella me dá una mirada inexpresiva respondiendo a mi chiste fome. Tienes algun remedio? le digo.
-Si, hay aspirinitas en el baño,
- me dice poniendo una cara de mimada que me saca una sonrisa. - Le doy la aspirina, y luego cenamos algo liviano.

El viernes la fiebre no se espantó apesar de las aspirinitas y los litros de líquido que tomaba a regañadientes. En la madrugada del sábado vinieron los tiritones y la preocupación. Pasó una noche de sudor y pesadillas. Ambos durmiendo a saltos, y dandole aspirinas a cada 4 horas. Inclusive probamos con toallitas húmedas en la frente, hasta que me metí a Internet, para averiguar sobre la fiebre y sus curas. Allí decía: 'por ningun motivo se tape mucho ni ocupe toallitas húmedas en la frente. Tampoco se bañe con agua helada, solo tibia. Así que fui al dormitório, y le dije,
-ya, fuera los plumones y las toallitas mojadas, Internet y la medicina moderna lo prohiben! -dejandola tapada solamente con la sábana. -Nooo, tengo mucho frío!, me rogaba ella, mientras me miraba con cara de cachorro extraviado.

Al día siguiente se sentía aparentemente mejor, pero mientras tomabamos desayuno le volvieron los tiritones, y me preocupé cuando le empezaron a sonar los dientes.

-
Llamemos a tu doctora, le dije.
-
No se adonde llamarla...
-Busquemos en internet, en el buscador de tu seguro de salud. - Y buscamos en la página de su seguro. Nos costó una eternidad dar con el telefono de la doctora. Llamamos y el número no correspondía.
-Busquemos en las boletas anteriores de la doctora,
me dijo, tirintado de fiebre. -Encontramos un nuevo número llamamos nuevamente, escuchando atentos con lápiz en mano cualquier instrucción o mensaje. El teléfono tocó un par de veces y luego se oyo el siguiente mensaje: "Muchas Gracias por llamar al centro de atención médica de la doctora Narboni, nuestro horário de atención es de 9 de la mañana a 6 de la tarde, de lunes a viernes. Luego agrega con énfasis, En caso de emergencia, anote bien, llame al 9-1-1...y luego,...Este teléfono no permite mensajes! ".
-Me están gueveando, le digo a Juanita con cara de espanto.- 911! que imbécil no es capaz de memorizar un número como ese! Y ella, con más años en el sistema que yo, me dice medio resignada:
-así son las cosas acá mi amor.
.. Y yo sigo indignado,
-
Con razón no aceptan mensajes, porque le dejaría uno que dijera clarito, dear doctor Narboni, please do me a favor, listen very well please, g-o---f-u-c-k----y-o-u-r-s-e-f-! Acá no te queda más que morir por dios! ¿como es posible que esa vieja de mierda crea que su profesión es de lunes a viernes? 911???? -y Juanita en el sofá, temblando agarrada a una frasada.
-Ya, le digo, nos vestiremos inmediatamente y nos vamos a la sala de urgencias.
-Bueno, me voy a vestir,
dice, mientras parte caminando despacio hacia el baño, a hacer pis por vez 40.
Fuimos a la sala de emergencias, le dieron un antibiótico para caballo, fuertísimo, remédios para la fiebre, y un painkiller para el dolor de cabeza, tan efectivo que a la segunda pastilla ya practicamente la había convertido en una adicta. Nos costó un par de peleas hacerle ver que tomarse dos no era adecuado. Para quien nunca se ha fumado un pito en la vida debe haber tenido unos efectos maravillosos.

Luego de un par de días en cama, listo, nuevamente todo bien.

Llego yo a la casa el martes, y recojo el correo atrasado, luego de estar fuera desde el jueves anterior. Me encuentro con una carta del cardiólogo Battle, con quien me hice un completo chequeo un par de meses atrás, alegando taquicardías y latidos raros. El exámen tal, duró al menos dos horas, una de las cuales fue esperando que el doctorcillo super ocupado me atendiera. Incluyó además un electro en una máquina de los años 70, que ya veía que me producía una descarga eléctrica por error. También me tomaron la temperatura, la presión, y el doctor me presenteó con 4 minutos y medio de su tiempo y me encargó hacerme un Holter, que consiste en un aparato que tienes que cargar con una correa al cuello por 24 horas y que te mide constantemente los latidos del corazón. Ni pensar en bañarse. La máquina no es más sofisticada que un mini radio a pilas de unos 20 gramos, agarrado a unos cables que te pegan al pecho con un cinta adhesiva depilante. No se cuanto tardará en que me vuelvan a salir pelos, pues la desgraciada de la enfermera ocupa la técnica de sacar el adhesivo rápido para que duela menos, pero no solo duele sino que depila.

Diagnóstico?
Mucho café. Deje de tomar tanto café, me dice el doctor en un mensaje que me dejó en la contestadora del teléfono del trabajo. Acá el diagnóstico te lo mandan por carta o te llaman, nada de hacerle perder tiempo con preguntas guevonas al Doc, que es un tipo importantísimo y ocupado, no como uno supuestamente, que tiene una hora extra para esperarlo en su consulta con revistas de farandula del año 2004. La carta del doctor decía muy amablemente, usted debe a esta consulta un total de 120 dólares. Su seguro de salud ya pagó un total de 900 por los diferentes exámenes realizados, sirvase enviar cheque, orden de pago, o bien pague con Visa o Mastercard, solo llene los datos en el sobre adjunto y remitanoslo en sobre adjunto.
-900 dólares para decirme que deje de tomar café? Hijo de put.....


Y la taquicardia que empezó de nuevo....

6 comentarios:

Paloma dijo...

No puedo hablar mal de doctores ni hospitales, pues mi trabajo me lo impide... pero me hubiera gustado que vieras como me agarraba la guata a dos manos mientras leía la historia.

Y, a todo esto, parece que te tenía mal acostunbrado, pero resulta que por lo general en mi blog escribo sólo una vez por semana, entre lunes y miércoles... No me presiones pu' Retamal, mira que estuve toda la semana trabajando en un subterráneo de un hotel en Pucón... y aún tengo tiritones de estrés, tal vez es una gripe... a todo esto... conoces algún médico que me puedas recomendar o tomamos juntos una tacita de café... Cariños para ti y para Juanita... Paloma

Marcylor dijo...

chutas, con razón los extranjeros acá enloquecen yendo al médico, no se la creen!

nada es tan malo como parece.

Shidi ! dijo...

Ay tanto médico y exámenes... me sentí identificada...
gracias por la visita
Shidi !

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Y después nos quejamos del sistema de salud chileno...en todos lados se cuecen habas, mi estimado Retamal. Allá, el Doctor se cree más Dios que acá. Espero que tanto tú como Juanita se encuentren bien.

luchito dijo...

Que historia ....lo mas loco es que es real...jajaja tenés un estilo para narrarla que da envidia....oye para el corazón ...la taurina es un aminoácido que se consigue sin medicación....la l-carnitina de 1gramo a 3 diarios baja el nivel de colesterol y de triglicéridos,en la sangre y es beneficiosa para la angina de pecho,tómala con vitamina C....a tu novia bastante ajo y no se asusten la fiebre es buena es la señal de un sistema inmunológico alerta... no la supriman ...ayudénla, el objetivo del calor interno es matar las bacterias infecciosas o virus;el sudor elimina las toxinas...abstenganse de alimentos sólidos pero dile que beba mucho líquido..el ajo es espectacular se lo puedes dar en caldito ,el jenjibre también ...un abrazo y pronta mejoría

luchito dijo...

me olvidé de aclarar que la taurina corrige la arritmia..lo que tú tienes ....."líbrame señor de los doctores que de las enfermedades me libro yo"

Amung us

Google News Chile - Chile