jueves

Exhortación apostólica

En un esfuerzo inédito por humanizar a la iglesia y acercarla a la pobla "Sacramentum Caritción católica mundial, el Papa Benedicto XVI en su exhortación apostólica postsinodalatis"(?) , y dando muestras de un estado misericordioso que solo un Papa podría tener, reafirmó que los divorciados y separados ni se den la molestia de comulgar pues se quedarán con la lengua afuera. Quiere que parte de la misa se rece en latín, alegando que da lo mismo pues la gente suele quedarse dormida a los 5 minutos de la misa no importando el idioma. Agregó que ni se asomen por la iglesia esos politiqueros liberales que osen aprobar leyes que vayan contra su exhortación, al mismo tiempo que ratificó la vigencia del celibato sacerdotal (dice que es posible si vivido con madurez y regocijo). La bitacoreta sostiene que en el excesivo regocijo está el pecado.

2 comentarios:

socióblogo dijo...

Curiosamente (no soy religioso) siempre me ha parecido que eso de acercarle la iglesia a la gente es digno de blandengues. Si de mí dependiera, las misas seguirían siendo en latín, no habría misas express como se ven en algunos matrimonios y excomulgaría a los divorciados. ¿Por qué? Porque siento que, si uno tiene la certeza de tener la razón, como pasa con la religión, no hay ningún motivo para "ablandar" o "aligerar" los contenidos.
A lo que me refiero es que la iglesia es una institución preocupada de lo espiritual (sí, ya sé que el poder también tiene algo que ver con la religión, pero precisamente ese es el problema) y que cuando hace transacciones con el mundo no espiritual y hace transacciones con los tiempos, va dejando de lado su vocación por el más allá solamente para no perder su lugar en el más acá
En fin, si yo fuera católico, tendría que ser un reaccionario. No podría ser distinto.

Tomás H. dijo...

¿y dónde estaba lo nazi??
Saludos

Amung us

Google News Chile - Chile