martes

Recortin

Sentado en mi escritorio turístico, medito respecto al clima, respecto a la corrupción y a mi nueva oficina. Desde mi nueva ventana entra una ligera brisa inusualmente cálida para esta época del año. La nueva oficina se explica ya que fui trasladado, sin derecho alguno a elección, hacia el cuatro piso del edificio (que carece de ascensor) donde desempeño mis labores de turista. Junto a cientos de mis cachivaches turísticos, tuve el primer ascenso (en altura) luego de cuatro años de esfuerzo y compromiso, solo para darme cuenta que debo hacer algo respecto a mi estado físico, ya que los cerca de 70 escalones que debo ahora subir para llegar a mi oficina, agotan el poco de energía con la cual llego al trabajo.
Y en cuanto a la Corrupción..... vamos al diccionario: En wikipedia se definen distintos tipos de corrupción, entre ellas la material, como la contaminación del agua, o la sexual, como la masturbación por ejemplo. Ejemmm.

Por corrupción política señores lectores (corruptos o no), se entiende : "...gobernantes o funcionarios elegidos o nombrados, que se dedican a aprovechar los recursos del Estado para enriquecerse...".

Girardi, Díaz?? Puffff, buena, ricos? Ni de pinta. Los ricos y millonarios se hicieron en los años 80, usando métodos más glamorosos que la ordinaria falsificación de facturas. Con más cariño que se les mire estos no son ni cerca millonarios, son unos Pirujas Ladrones de Gallina.

No me mal entiendan. Robar millones o el vuelto de la chauchera de la abuelita es igualmente vil. Pero si vas a tomar un camino así de arriesgado, mas vale la pena que cuando te agarren con las manos en la masa, tengas la plata para pagar el mejor bufete de abogados, que te defiendan, te hagan aparecer como víctima y de pasada que te garanticen que luego de un par de años salgas elegido senador. Mínimo. Si no, mejor quedarse el la etapa de presidente de la junta de vecinos o concejal.

El problema es que la cuchufleta como medio de subsistencia es una actividad tan arraigada en nuestro Chile, que es difícil convencer a Girardi que se equivocó. Años en el futuro, el sujeto todavía estará preguntándose que fue lo que hizo de malo, si al final todos lo hacen..."y que me vienen a guevear a mi" dirá el diputado a su parentela, ya que sus amigos le quitarán el saludo. El problema es que existe el convencimiento generalizado de que ser ladrón piruja (aunque inevitablemente gueveta) no importa porque el daño es mínimo.

Como la corrupción termina inevitablemente viabilizando otras actividades tan decentes y respetables como el narcotráfico, y el lavado de dinero, los gobiernos proclaman encendidos discursos en su contra, pero hacen como que no se enteraron de como se financiaron las campañas de sus correligionarios.

En un país de ladrones de gallinas llamado Chile, se genera un entramado de giles que se juran indestructibles, dispuestos a hipotecar años y años de prestigio político propio, ajeno y de una coalición, por un par de facturas por menos de 2 mil dólares. Si se actúa de dicha forma por años, es por que se tiene el firme convencimiento de que se está por sobre las leyes.

Recuerdo que en mi universidad donde estudié arduamente para ser turista, existía un encargado de las fotocopias que se hizo la 'América' vendiendo las pruebas solemnes. Todo le anduvo de maravillas (hasta encargó perfume a Iquique) hasta que un compañero, con medio punto de C.I. más, decidió actuar de intermediario y cobrar 10 lucas la prueba, en vez de las 5 lucas que cobraba el fotocopiero. Mi compañero fue extendiendo su pequeño mercado hacia otras carreras hasta que el tema generó suspicacia en un grupo de cabros rebuenos que dedicaban a corromperse las pestañas inútilmente en la biblioteca y mediante trasnoches de estudio, para luego sacarse notas considerablemente inferiores a aquellos que por arte de la billetera lo habían logrado y que eran visiblemente unos porros. La gula mató el negocio.

El señor de la fotocopiadora, el de las facturas falsas, Girardi y otros, están en la misma categoría de guevetas. Todos se imaginaron que el método era infalible y duraría para siempre. Una forma fácil y segura de hacerse la América, financiar campañas, competir, etc. guevetas porque ahora llegó la hora de las explicaciones.

Tu ciudadano, como actúas? ¿le rindes boletas a tu empresa por gastos personales? ¿tienes a tu nana contratada sin papeles para ahorrarte unas luquitas? ¿compartes la tv cable con el vecino? ¿sacas fotocopias personales en tu trabajo? ¿le has dado una propina a una autoridad? ¿A quien estas juzgando entonces?

3 comentarios:

La Gran Arcada dijo...

Lista "LGA" hermano... Usted es parte de esta historia...

Un abrazo

KarLo dijo...

Yo no soy corrupto ya =0

Y al que diga lo contrario le puedo ofrecer unas lukitas, para que hable bien de mi :)


salu2

wen blog

Atte karlo

Dr. Strangelove dijo...

Lo bonito de la corrupcion, reta, es que es un fenomeno amorfo salvo cuando aparecen titulares de prensa. Opera en el trasfondo como una silenciosa y sedosa maquina que va llenando bolsillo por medio de platita.

Un abrazo y saludos desde Londres.

PD Mision cumplida aqui finalmente. Ahora puedes decirme Doc con apego a la verdad.

Amung us

Google News Chile - Chile