miércoles

Con Little Lulu en el subway...

Caminaba hacia el metro pensando en algo original sobre lo cual escribir y me sorprendió la cantidad de temas a mi alcance, de hecho tengo un par de notas en el horno y me sentí cual escritor saliendo de un sequía creativa. Tengo que dejar la flojera de lado y ponerme al día con esas otras notas pensé, mientras bajaba la extensa escalera mecánica del metro de Dupont, milagrosamente operativa. Con el pensamiento fijo en mi blog me metí al primer carro y pensé que la película brasilera que empezaba en pocos minutos me daría aún más material. Pero todo pasó a un segundo plano luego de haber entrado al vagón. En diagonal a mi estaba el tipo más digno de blog que he visto, y maldije no tener un teléfono con cámara. Se trataba de un sujeto de unos 40 años, blanco, de metro 90, cabeza cuadrada, de cabello corto muy bien cuidado y perfectamente afeitado. Estaba ordenadamente sentado, con sus piernas peludas muy juntas. Sobre su 'falda' un bolso y en sus manos un ejemplar de la revista The Economist. Se veía pulcro, y nada hubiese llamado la atención respecto a él si no fuera porque llevaba puesto un lindo vestido mini falda, con vuelitos de un vistoso color rosado. Tal como se lee, un tipo hasta buen mozo, muy bien peinado, leyendo la revista The Economist adornado con un vestido rosado con vuelitos que le legaba ligeramente sobre las rodillas. 'Este guebón se vá derechito a la bitácora...', pensé. Fue tal la impresión que el contrasentido de la escena me causó que no pude ni siquiera reir. Me llamó la atención de que tenía una panza cervecera, que sobresalía bajo uno de los vuelitos de la delicada tela rosada tipo helado de frutilla. No supe que pensar, me dieron ganas de hacerle un par de preguntas, como por ejemplo porque no había elegido un modelo más grande pues ese claramente le acentuaba la panzota. Quise decirle que el collar de perlas no le venía con los aros de brillante, pero me pareció un poco inapropiado. Si me pareció bien que los sapatos, unas sapatillas All Star eran rosadas, al igual que el rubor en los cachetes. No había nada que hacer, el tipo estaba vestido de rosado en el metro atestado de personas a las 6 y media de la tarde y punto. Busqué a mi alrededor y cámara escondida no era. Y el tipo le daba duro a la lectura de The Economist, concentrado quizá en que sección. Que le habrá pasado pensé, será que está loco? Pero aparentemente venía del trabajo, y el Financial Times no se lo lee cualquiera. Casi le pregunto sobre el estado de la economía, pero me imaginé la escena de hablar sobre las tasas de la reserva federal con un tipo vestido de rosado y la verdad que me dió un poco de lata. Así que me entretuve en la cara de la otra gente, y claro tan respetuosos los gringos, ponían cara de que no habían visto nada, pero era imposible, si la pequeña Lulu en persona estaba ahí en sus narices. Algunos entraban al carro y una vez que lo veían se les escuchaba susurrar, 'what tha fuck!'... Adelante mío, dos señoras morenas justo al lado de Lulu esperaban la siguiente parada para bajarse. Algo que me gusta de los morenos es que son bastante más relajados y espontáneos que los 'blancos', pero igualmente respetuosos. Estas dos señoras estaban claramente aguantandose la risa. La más compuesta le dijo entredientes a la otra, 'No te rias porfavor que no voy a aguantar...!', y la otra, 'ayyy estoy tratando', mientras el tren se acercaba a la estación. Sin embargo, cuando el metro estuvo a punto de detenerse la pobre no soportó más la presión y explotó en una mezcla de babas, llanto y carcajadas sobre la puerta que aún no se habría. Se le debe haber hecho eterno ese momento hasta poder perderse entre la gente.

Sin embargo Little Lulu seguía absorta en su Economist cruzando las piernas, ajustando su vestido para evitar el arrugue.

13 comentarios:

Vickyta dijo...

Guajuajuajuajuajuajuajuajajajjaajaa..Todavía toy llorando de la risa,una camara,una camara!!!!..Only in America,jajajaja

J. dijo...

Jejejje
Pa mi que era el encargado de finanzas de FAO Schwarz, especie de oompa loompa de la fábrica de chocolates...

Chistoso igual...

que ganas de ver numeritos de esos en el metro local.

Slds

FuriosaCanifru dijo...

Cuando alguna vez anduve fuera de Chile me di cuenta de lo fome que somos. Uno anda de rojo en invierno y te miran raro.

Oye, amo tu blog por los perros.

Gracias por la visita!!!!!!

Pagana dijo...

No me imagino como habrá sido aguantar la risa ahí, porque desde aquí lo leo y me desparramo :P jajajjajajajajajja

Che! gracias por tus palabras en casa y gracias por compartir estas cosas tan locas... es que... estas en un país que se presta para eso :D

aguirrebello dijo...

Y allí nadie pesca a nadie.

Comiquísima la situación que te tocó presenciar, y muy bien narrada.

Seguiré recorriendo tu blog.

AAB

LaRomané dijo...

Tengo varias opciones:
1. una cámara indiscreta, que nunca viste.
2. pagando una apuesta
3. pagando una manda
4. un antropólogo haciendo un estudio frente a situaciones anormales.
5. pensó que era el 31 de octubre...Halloween!
6. andaba estrenando nuevo guardarropas
7. tenía problemas de autoestima y necesitaba urgente Atención Pública permanente
8. la noche anterior hubo un incendio en su casa, perdió todas lñas pertenenecias, salvo el disfraz de su hija más pequeña que usó en el acto escolar, y
9. fue sorprendido por el esposo de su amante y agarró lo primero que encontró...

ahhh... lo más probable es que se haya equivocado de revista...compró la Bazar y le vendieron The Economist...jajaja

Xx0x0x
LaRomané

PD: si, soy rica y qué????

Don Chere® dijo...

jjajaajjaaa...ta wena..me gusto mucho..jajajajjaja

A lulu le seguimos..las ideas que a todos nos da...

Oye, sobre la despedida del cura tato..pffff...paso...me tinca muy refome esa wea.-

Saludos.-

indianguman dijo...

jajaja
qué deliciosa crónica!
esa es la gracia de vivir en un país con suficiente gente como para que los locos se noten. O a lo mejor no era loco, sólo valiente...

un agrado transportarme al subway y su fauna contigo

Un abrazo

G..a..b.y..t.h..a. dijo...

ja!
alomejor no viste la camara escondida...o alomejor era...escocés, y uno muy cansado de usar falditas escocesas...

un post GENIAL!
abrazos a la distancia

el mono azul dijo...

Me parece genial que exista gente bien diferente y diferenciada al resto de los humanos.
Un pedazo de hombretón con un potencial intelectual que predispone a la lectura económica y con vestido tipo "tutu".

With two eggs!!!!

ROx dijo...

Aca en estados Unidos se puede ver de todo. El domingo pasado mis hijas se vistieron con vestiditos y medias panties para ir al zoologico, mi esposo y yo las retamos, pero no hicieron caso, entonces nosotros nos vestimos casi como payasos, sin importar los colores ni la estacion del tiempo, y nos fuimos todos a visitar a nuestros amigos del zoologico. A los monos les gusto.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Muchos tenemos notas en el horno...que hasta se nos queman, incluso.

Todo pasa en Estados Unidos, ¿no? De imaginarse la escena del macho recio con vestido rosado y leyendo The Economist.

Laromané: No es tan descabellada la opción 4.

Anónimo dijo...

Excellent, love it! »

Amung us

Google News Chile - Chile